Nunca es tarde, o eso dicen

Es una opinión muy personal, pero siempre he pensado que ser usuario de MSX es un poco como ser del Atleti. No se me sulfuren, que trataré de explicarme. Como seguidor rojiblanco que soy, estoy más que acostumbrado a esa sensación de sufrimiento permanente, una especie de injusticia constante que sufre el equipo de mis amores, a pesar de que considero que no somos tan malos y que merecemos mucho más de lo que tenemos. Esa misma comezón sentía yo durante lustros como usuario de MSX. Iba a las tiendas de informática (las de videojuegos vinieron bastante más tarde) y veía las estanterías inundadas de títulos para Spectrum y Amstrad, y en las revistas generalistas había poquísima información y sesgada. Y con los 16 bits la cosa era peor lógicamente. Solo que en la era de ST y Amiga uno se peleaba solo contra toda la clase del instituto, que asistía atónita a las parrafadas del friki msxiano que farfullaba cosas como “el MSX2+ tiene 19.268 colores y nueve canales de sonido” y “pa juegos buenos los japoneses que los de Amiga llevan todos trainers para poder pasar de la primera fase y ver los colorines de la segunda”. O sea, uno contra el mundo. Si esto no es como ser del Atleti, que venga Dios y lo vea.

Fanatismos adolescentes aparte (que uno aprendió ya hace tiempo a convivir con otras plataformas, a disfrutarlas todas y a hacer migas con todo usuario andante), el MSX sí ha sido víctima de probadas injusticias. O sea, con la fría objetividad en la mano. Y es que por diversas circunstancias, como ya habré dicho alguna que otra vez, el MSX, a pesar de tener un catálogo impresionante (sobre todo gracias a haber acogido la primera hornada de esa mítica compañía llamada Konami), se quedó huérfano de ciertos títulos e incluso de géneros. Puede que sea la sana envidia de ver que otros sistemas tuvieron estupendos juegos que no nos llegaron a nosotros, pero la verdad es que muchos de ellos no llegaron por el mercado mismo, y no porque la máquina no diera de sí.

Para nosotros, usuarios europeos, el MSX tuvo la mala (y la buena) suerte de proceder de Japón. Por algo en la era de los 8 bits los desarrolladores del viejo continente mostraron su poderío y su dominio en la programación de videojuegos. Pero claro, en sus planes poco entraba el MSX. Más que por chauvinismo (como se ha pensado mucho tiempo), la estrategia de mercado les hacía volcarse casi exclusivamente en Spectrum y Amstrad. La máquina de Sinclair había invadido los hogares de Gran Bretaña y por su parte, Amstrad se estaba ganando a los usuarios europeos con su salvaje política de precios bajos. A pesar de ser tremendamente popular, el Commodore 64 también tuvo sus lagunas en cuanto a software se refiere, aunque no tan escandalosas como el MSX. En esas estábamos nosotros, tan desesperados que acudimos, horror, a la piratería para probar las maravillas japonesas. Y es que no podíamos vivir solo de Dinamic, Topo o de las migajas de compañías inglesas como Gremlin o, peor todavía, U.S. Gold.

Han pasado los años y, afortunadamente, entre los intrépidos usuarios que siguen desarrollando nuevos juegos para MSX, hay quienes prefieren traernos esos juegos que nunca tuvimos. Ya ocurrió en su día con la excelente versión de Bomb Jack, y estos días nos enteramos a través de msx.org que ya están disponibles dos versiones MSX de Ghosts´n´Goblins y de Sim City.

Ghosts´n´Goblins es un caso flagrante del caso omiso que muchos desarrolladores ingleses hicieron del MSX en los 80. Elite se encargó de no pocas conversiones de recreativas de éxito y de otros juegos de creación propia, muy recordados por los usuarios de los otros sistemas de aquellos días. Sencillamente, no hubo ni pensamiento de un G´n´G para MSX. Solo nos quedó el consuelo de Demonia, una imitación bastante pobre, obra de los franceses Loriciels. El juego estaba lleno de buenas intenciones (era un arcade de ritmo trepidante con diversas criaturas de cuidado diseño), pero era extremadamente limitado y difícil. Poco tiene que ver con el caso de Sim City, aunque el resultado fuera el mismo, que no saliera. Bastantes años después de la fiebre G´n´G en los 8 bits, hizo furor en los 16 un excelente simulador que dio pie a una saga legendaria. En plena recta final para los MSX2, y con el TurboR ya como una realidad para el estándar, se anunció en Japón durante meses una prometedora versión de Sim City, con todo lujo y detalles. Desafortunadamente, y aunque parecía que el juego ya estaba prácticamente terminado y a la espera de una fecha de lanzamiento, éste desapareció. Durante meses encabezó la lista de juegos más esperados de la revista nipona MSX Magazine, y todo indica que, como otros muchos desarrollos para MSX, acabó engrosando el no menos envidiable catálogo de la consola Super Nintendo, que por aquel entonces ya se había ganado la exclusividad de compañías como Konami, que decidió abandonar el estándar después de años de gloria.

Lo dicho, por unos motivos u otros, el MSX se quedó sin ciertos “juegos clave”, y aunque poco tenga que envidiar a otras plataformas, sí es cierto que esas ausencias se notaron mucho en su momento. En un arriesgado “qué hubiera pasado si…”, uno se imagina que, de haber salido ciertas sagas y juegos de renombre como en otras plataformas, pero aprovechando las características de los MSX, quizás más gente se hubiera decidido por el estándar japonés y éste hubiera tenido mejor suerte en Europa. Pero eso son teorías de café con pastas y de reuniones de amigos rememorando gestas y reivindicando batallas perdidas. Lo positivo del asunto es que, gracias a gente como Amusement Factory, por fin podemos disfrutar con las versiones MSX de Ghosts´n´Goblins y de Sim City. Se trata de conversiones de Spectrum, pero optimizadas para que funcionen correctamente en MSX, y no como las infames conversiones de los tiempos de Dro y Zafiro, que se ejecutaban más lentas que las versiones originales de Spectrum. A jugar, que nunca es tarde.

Nota completista: La versión citada de Bomb Jack es la de Kralizec de MSX2. En la web de SLotman está la conversión de la versión de SG-1000 para MSX1. Ambas dos molan mazo, oiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: