Hay comparaciones, y comparaciones

Listas. Las hay de todas las clases, y más desde que existe Internet. Bueno, y en la era de los blogs, para qué vamos a decir lo contrario. Que si hay algo que no puede faltar en un blog es una lista, ya sea de las películas más recordadas, los mejores villanos del videojuego, los alimentos precocinados que más ardores provocan, los pechos peor operados o la mejor canción de El Fary (Nota: es esta).

El caso es que se recurre a las listas no solo por las listas en sí, sino para dar contexto a algo. Pojemplo, si hay que hablar de un personaje famoso, nada como documentarse y aportar una lista, para comprobar lo célebre que es esa persona. Y claro, al estar en una lista, esa persona o cosa se enmarca también en una comparación. Porque, para aparecer en una lista, hay que comparar, ya sea la delantera de Blake Lively o una empanadilla ultracongelada, con otros ejemplares de su misma especie. Y aquí hay que tener cuidado, porque podemos pasarnos de frenada.

El mantel es de la casa, no venía con el libro.

Lo de la foto es el libro promocional La leyenda de Zelda, una publicación que formó parte del kit de prensa de Phantom Hourglass, la entrega para DS de la saga de Link. En 100 páginas se hace un repaso del universo de la serie: personajes, objetos, lugares, secretos, los juegos aparecidos hasta la fecha… Y, cómo no, incluye un perfil de su creador, el celebérrimo Shigeru Miyamoto. El caso es que en el primer párrafo, para poner al lector en situación y dar fe de la fama mundial y la influencia de Shiggy, se lee lo siguiente:

Los apple haters, satisfechos de ver a Steve Jobs y Osama en la misma frase.

Hombre, que sí, que si lo dice la revista Time, por algo será, pero lo de meter en el saco de “influyentes” a personas no ya dispares, sino directamente capaces de maldades se hace raro. Sobre todo si el propósito del párrafo es ensalzar a una persona en concreto, como el caso de Miyamoto. En conclusión, que para demostrar el legado de Miyamoto para la humanidad en general, y el videojuego en particular, no hacía falta compararlo con el cerebro del 11S. Vamos, que no.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: