los Viajes de Fite: PlayFest (III): el artesano y el agente secleto

Hay palabras o expresiones que, de tanto decirlas, acaban perdiendo su significado, o directamente lo cambian por otro. Sobamos tanto esas expresiones, muletillas o no, que ya no dicen nada, o dicen lo contrario de lo que debían.

Por ejemplo, en el cine o en la música, desde hace un tiempo se han venido usando expresiones como “tiene mucho oficio” o apelativos como “artesano”. La acepción correcta de ambas debería aplicarse a artistas con experiencia, no de primera fila, pero sí con muchos y considerables trabajos a cuestas. Gente discreta, eficiente y versátil, a la que se le puede confiar prácticamente cualquier trabajo. O sea, cosas buenas, y que no se pueden decir precisamente de todo el mundo.

Sin embargo, hemos “gastado” la expresión de tanto uso. Hoy en día, “artesano” y “con oficio” se suelen utilizar para decir de alguien que no tiene personalidad, y para trabajos genéricos o alimenticios. El significado, mal entendido, se aplica también para esos artistas que trabajan por encargo, como si en todos los casos fuera ofensivo, o como si el resultado final siempre fuera gris o falto de brillo y calidad.

Captura de las ProTools de Richard Jaques con una canción de LittleBigPlanet: Los Muppets. No salió ninguna ventanita en plan “versión de evaluación”, o sea que tenía pinta de ser pata negra.

Richard Jacques es uno de los casos en los que el término “artesano” y la expresión “con oficio” solo pueden connotar talento y capacidad para ser un todoterreno. En su conferencia de PlayFest, preguntado por el auge de las composiciones oldschool, con estilo chiptune de algunas recientes producciones indie, recordó sus orígenes, allá por el año 95. Se trataba del juego DarXide, de la compañía del mítico David Braben (creador de Elite), y que fue lanzado para el 32X de Megadrive. Y sí, por aquel entonces compuso la banda sonora del juego programando para el chip de sonido de la consola.

Sus padres, muy relacionados con la música, iniciaron a Richard de pequeño. Pero pequeño, pequeño. A los 5 años tocaba el piano. A los 7, el trombón. Con cada cumpleaños también aumentaba el número de instrumentos que estaba aprendiendo a tocar. Y recordó que no solo había muchos instrumentos en su dormitorio, también había muchas consolas.

A finales de los 90, Richard vio un anuncio muy seductor. Sega buscaba compositores para abrir un estudio en Londres. Allí permaneció hasta 2001, y pudo participar en bandas sonoras muy, pero que muy dispares. Esa variedad de trabajos le ha conferido, con creces, ese oficio del que hablábamos arriba. Desde la banda sonora de Sonic R hasta algunos de los juegos más memorables de la era Dreamcast: Jet Set Radio (que acaba de reaparecer, portado en HD para PC, Xbox360 y PS3), Metropolis Street Racer (el germen de la saga Project Gotham Racing de Xbox) o el estupendo Headhunter (que después también apareció en PS2), entre otros.

Abandonó Sega para montar su propio estudio, y la verdad es que no le ha ido nada mal. En la conferencia puso grabaciones de algunos de sus trabajos más recientes: LittleBigPlanet: Los Muppets y James Bond 007: Blood Stone. Lo dicho, más dispares no pueden ser los encargos que recibe, y resuelve cada uno con un estilo particular y apropiado.

El caso de la BSO de James Bond 007: Blood Stone es muy particular. Se nota que es uno de los trabajos de los que se siente más orgulloso. Primero, porque 007 es un caramelo; no se puede dejar pasar la oportunidad única de dejar su sello personal en la ristra de legendarias bandas sonoras de la saga. Segundo, porque cuando describía su banda sonora, aprovechó para reafirmarse en su opinión sobre la música para videojuegos. Al igual que Austin Wintory, Richard Jacques destacaba las posibilidades que brinda un medio interactivo. Posibilidades que, nosotros los jugadores, quizá damos por sentadas, porque así son los juegos. Pero que un músico ve de otra forma. Para demostrarlo, proyectó una secuencia del juego, concretamente un intercambio de disparos entre Bond y los malos. Bond dispara, se esconde y sorprende a los enemigos saliendo de la nada. Entre una cosa y otra, la música va cambiando, se adapta al momento, a la situación.

Además, la BSO de este 007: Blood Stone es sencillamente soberbia. De hecho, uno de los mejores momentos del macroconcierto de PlayFest fue la vibrante pieza de Richard Jacques, extraída del juego. Una banda sonora muy a tener en cuenta, y que no tiene nada que envidiar a las recientes composiciones para cine de David Arnold. Como muestra, el siguiente vídeo.

Momentos Fite:

-Para hacer la BSO de 007: Blood Stone, Richard Jacques NO podía usar el tema clásico de James Bond. Es decir, tenía que inventarse un tema nuevo, que no le quedó nada mal, por cierto. El tema de James Bond solo se usó una vez, pero no podía formar parte de la banda sonora propiamente dicha.

-El tema central, que tuvo que sacarse de la manga, le vino a la mente en un momento en el que solo tenía a mano un sobre, medio roto de haberlo abierto a las bravas, sin abrecartas ni nada. Pues nada, en ese sobre con membrete quedó el tema del juego.

El sobre con el tema central de 007: Blood Stone

El sobre en el que Richard Jacques escribió el tema central de 007: Blood Stone. Ni tablets ni vainas.

-A falta de dos días para irse a Abbey Road para grabar la banda sonora, Richard Jacques cayó en la cuenta de que le faltaba un tema por escribir. Era viernes, y empezaba a grabar el lunes. Y le faltaba un tema, que además correspondía al clímax del juego. Hala, dos noches sin dormir y tema listo. Justo a tiempo, pero listo. Para que luego digan que a los genios no se les escapa nada.

Más info (y mucho mejor elaborada) sobre Richard Jacques, aquí y aquí. De nada.

Anuncios

Una respuesta to “los Viajes de Fite: PlayFest (III): el artesano y el agente secleto”

  1. remewyn Says:

    ¡Vaya si está dando de sí nuestro viaje! Pues sí, la BSO de “James Bond 007: Blood Stone” fue uno de los momentos culminantes del concierto del sábado, imposible no marcar el ritmo con el pie y quedarse con la boca abierta con la interpretación de la orquesta. Y una vez más, por la música de un videojuego, que no tiene que ser un arte menor ni avergonzar al autor por haber compuesto su banda sonora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: