Archive for the ‘Compras’ Category

Ser fan es lo que tiene

abril 13, 2016

Hay coincidencias en el fenómeno fan, en ser seguidor de esto o aquello, ya sea un grupo musical o un ordenador, saga de videojuegos o guionista de tebeos. Unas veces será por el llamado completismo, y otras más bien por una identificación que hace que se quiera conservar toda mención o aparición de aquello que seguimos, por pequeña o anecdótica que sea. Da igual el motivo en realidad, porque la consecuencia es la misma, atesorar todo aquello que contenga algo relacionado con lo que, reconozcámoslo, nos apasiona.

Banda sonora de la película Modern Girls. Con Virginia Madsen y Daphne Zuñiga. No, no la he visto. Pero el cartel estilo Roy Lichtenstein mola.

Hace ya unos cuantos años, en una de esas tiendas de objetos de segunda mano, el que suscribe se encuentra con una banda sonora en vinilo. Se trata de la película Modern Girls, de 1986, y como en tantas películas de la época, la banda sonora consistía en un puñado de canciones pop. Entre ellas But not tonight, de Depeche Mode, una canción a la que el grupo dio poca importancia y editó como cara B -aunque la distribuidora norteamericana hizo de las suyas y la lanzó como single, para perplejidad de la banda-. Y claro, como seguidor locuelo de ese grupo que es uno, pues a casa que se vino el elepé. Y sí, poco importaba la calidad de la película, o del resto de canciones de la banda sonora. Para este fan, el valor de ese vinilo era la mera aparición de su banda favorita.

Algo similar puede darse, y de hecho se da, cuando se es seguidor de un ordenador, consola, compañía desarrolladora, compositor de bandas sonoras de videojuegos o hasta de un diseñador de portadas. No basta con tener los testimonios de la prensa especializada, todos los lanzamientos oficiales y no oficiales; un recorte o una frase cazada al vuelo pueden acabar en nuestra colección de momentos relacionados con nuestra afición. Esto se traduce, por ejemplo, en webs que recopilan las apariciones de modelos de Commodore Amiga en la serie Corrupción en Miami. O, siguiendo con este ordenador, en aquellas fotocopias que nos hicimos unos pocos usuarios del artículo “usos famosos del Amiga”, para poder espetar a gusto en cualquier conversación la cantidad de cosas interesantes que el Amiga hacía cuando ya no era el preferido por el público.

Es un ansia de recolectar, para mostrar cuando sea pertinente, cualquier huella que nuestro objeto de deseo dejó en la historia. Puede que ese ansia sea intermitente, pero desde luego que se activa con cualquier pequeño estímulo. Por ejemplo, en una de esas visitas a rastros y mercadillos. Recientemente, el hermano de este humilde bloguero, reconoció algo en la ajada portada de un single de vinilo.

Single en vinilo de Woodpeckers from Space de Videokids. No presten atención al moñeco y verán lo importante.

No en vano por él llegó hace 30 años el MSX a casa y empezó esta bendita locura. No dudó en comprar el sencillo y en donarlo a la colección de un servidor. Es el single Woodpeckers from Space, del grupo holandés Videokids.

Y el motivo de que ese disco haya llegado a casa es, sencillamente, porque aparece un MSX en la portada. Nada menos que el modelo 8000 de Philips, con dos joysticks y una tele, también de la firma holandesa. Pues claro que era más que suficiente motivo para ser adquirido. Un MSX en la portada de un disco, compra instantánea. No se trata de un juego, una revista donde hablaban del sistema, o un manual de instrucciones. Ser fan es lo que tiene, desde luego.

Guía de compra$ Fiteblog: Spectrum

noviembre 9, 2009

Una de las noticias más jugosas de la pasada edición de RetroMadrid (que, por cierto, cambiará su ubicación para la edición de 2010) nos la dio todo un protagonista de excepción de la llamada “Edad de Oro” del software español. En el abarrotado Centro Cultural El Greco, el mismísimo Alfonso Azpiri anunciaba que, por fin, vería la luz su esperadísimo libro de portadas de videojuegos. Sería en noviembre, mes en el que ya estamos, y Spectrum, que así se llama el libro, puede adquirirse ya, por ejemplo en la tienda online de Fnac. Publica Planeta.

Nótese la nostálgica bandita amarilla superior, como en las cintas de ERBE.

Por el módico precio de 14,95 euros podemos llevarnos a casa un pedacito de historia del arte. Azpiri, junto a Luis Royo y Bob Wakelin (autor de las portadas de los grandes éxitos de Ocean en los años 80) es responsable de las mejores ilustraciones jamás imaginadas para no pocos videojuegos. Sin su influencia y su trabajo es imposible entender la citada “Edad de Oro”, porque las portadas de Azpiri son la representación misma de esa época memorable. Azpiri ya tenía un currículum impresionante cuando compañías como Dinamic, Topo y Ópera llamaron a su puerta, pero se abrió camino en un extraño mundo de Mansiones Dinamic, pantallas de carga y, sobre todo, las ansias de captar a un nuevo consumidor, joven e impresionable. El particular y espectacular estilo de Azpiri le vino como anillo al dedo a esa nueva forma de entretenimiento que vimos dar sus primeros pasos entre cintas y joysticks Kempston.

Las portadas de Azpiri eran tanto más esperadas que los juegos que ilustraban, y las revistas especializadas no dudaron en lanzar pósters de diversos tamaños con las impactantes escenas de Azpiri, con imposibles escotes femeninos o sin ellos. Además, con el tiempo Azpiri fue involucrándose más que en el mero trabajo por encargo. Colaboró en la adaptación de dos obras suyas, Mot y Lorna, e incluso se atrevió a dar el salto de la ilustración erótica al videojuego erótico con La Colmena. Recientemente hemos visto una nueva portada suya, en el juego La Corona Encantada, de Karoshi Corporation (escindido a partir de ahora en Relevo Videogames) y Matra, para Spectrum y MSX.

En pleno revival imparable de todo lo que tenga que ver con los 80, estamos ante una verdadera oportunidad de guardar y rememorar un pedazo de historia que merece la pena, y mucho. Spectrum, de Alfonso Azpiri, ya está en la calle.

Guía de compra$ Fiteblog

enero 27, 2008

Iniciamos sección, además una de las anunciadas en la infame lista de propósitos para el 2008.

Arranca la Guía de compra$ Fiteblog con todo un hallazgo, el libro On The Edge – The Spectacular Rise and Fall of Commodore, de Brian Bagnall.

Commodore BookEl libro es una completísima crónica de más de 500 páginas en la que se cuentan jugosísimos detalles sobre la turbulenta historia de Commodore, uno de los mitos de la informática doméstica. A estas alturas no es un secreto que en Commodore pasó todo lo que se supone que no debe pasar en una multinacional: peleas internas, luchas de poder, destrucción de la moral, despilfarros sistemáticos, fallos garrafales de cálculo, falta de visión de futuro y planificación… Pero todo eso no pudo impedir que esta compañía pariera algunos de los mejores ordenadores jamás fabricados. A pesar de tener épocas de rotundo éxito y tremenda popularidad, Commodore nunca llegó a funcionar realmente bien, O, dicho de otro modo, aun en sus mejores momentos, siempre tuvo problemas gravísimos, entre ellos una permanente zozobra financiera.

Incluso cuando estaba en pleno reinado del CBM64, la compañía se desangraba por dentro. Un proceso que se aceleró en la era Amiga. Commodore es toda una paradoja en el mundo de los negocios y, fuera de ese ámbito, una firma que, en sus mejores momentos, acogió a las mentes más brillantes del mundo de la tecnología. Podría decirse que, durante años, Commodore sobrevivió casi de milagro, y de milagro pueden calificarse también algunas de sus creaciones.

El libro aborda la historia desde todos los puntos de vista posibles aunque, desde luego, presta más atención a los “cerebritos” que se reunieron en los años dorados de Commodore. La narración es excelente, va más allá de las meras anécdotas, aunque las tiene, y muy interesantes. Como que el Amiga, en su estado embrionario, era una videoconsola financiada por un grupo de dentistas californianos. Pero lo dicho, el libro es mucho más. Lógicamente, uno no puede evitar entristecerse más y más a cada página al acercarnos al inevitable final del libro, que es además el de una compañía que se atrevió prácticamente con todo. Fue un tiburón en un mundo de tiburones, pero acabó devorado por sus enemigos… Y por sus propios errores.

Más información sobre el libro (y enlaces para comprarlo) en la web de Variant Press.