Archive for the ‘Rarezas’ Category

Ser fan es lo que tiene

abril 13, 2016

Hay coincidencias en el fenómeno fan, en ser seguidor de esto o aquello, ya sea un grupo musical o un ordenador, saga de videojuegos o guionista de tebeos. Unas veces será por el llamado completismo, y otras más bien por una identificación que hace que se quiera conservar toda mención o aparición de aquello que seguimos, por pequeña o anecdótica que sea. Da igual el motivo en realidad, porque la consecuencia es la misma, atesorar todo aquello que contenga algo relacionado con lo que, reconozcámoslo, nos apasiona.

Banda sonora de la película Modern Girls. Con Virginia Madsen y Daphne Zuñiga. No, no la he visto. Pero el cartel estilo Roy Lichtenstein mola.

Hace ya unos cuantos años, en una de esas tiendas de objetos de segunda mano, el que suscribe se encuentra con una banda sonora en vinilo. Se trata de la película Modern Girls, de 1986, y como en tantas películas de la época, la banda sonora consistía en un puñado de canciones pop. Entre ellas But not tonight, de Depeche Mode, una canción a la que el grupo dio poca importancia y editó como cara B -aunque la distribuidora norteamericana hizo de las suyas y la lanzó como single, para perplejidad de la banda-. Y claro, como seguidor locuelo de ese grupo que es uno, pues a casa que se vino el elepé. Y sí, poco importaba la calidad de la película, o del resto de canciones de la banda sonora. Para este fan, el valor de ese vinilo era la mera aparición de su banda favorita.

Algo similar puede darse, y de hecho se da, cuando se es seguidor de un ordenador, consola, compañía desarrolladora, compositor de bandas sonoras de videojuegos o hasta de un diseñador de portadas. No basta con tener los testimonios de la prensa especializada, todos los lanzamientos oficiales y no oficiales; un recorte o una frase cazada al vuelo pueden acabar en nuestra colección de momentos relacionados con nuestra afición. Esto se traduce, por ejemplo, en webs que recopilan las apariciones de modelos de Commodore Amiga en la serie Corrupción en Miami. O, siguiendo con este ordenador, en aquellas fotocopias que nos hicimos unos pocos usuarios del artículo “usos famosos del Amiga”, para poder espetar a gusto en cualquier conversación la cantidad de cosas interesantes que el Amiga hacía cuando ya no era el preferido por el público.

Es un ansia de recolectar, para mostrar cuando sea pertinente, cualquier huella que nuestro objeto de deseo dejó en la historia. Puede que ese ansia sea intermitente, pero desde luego que se activa con cualquier pequeño estímulo. Por ejemplo, en una de esas visitas a rastros y mercadillos. Recientemente, el hermano de este humilde bloguero, reconoció algo en la ajada portada de un single de vinilo.

Single en vinilo de Woodpeckers from Space de Videokids. No presten atención al moñeco y verán lo importante.

No en vano por él llegó hace 30 años el MSX a casa y empezó esta bendita locura. No dudó en comprar el sencillo y en donarlo a la colección de un servidor. Es el single Woodpeckers from Space, del grupo holandés Videokids.

Y el motivo de que ese disco haya llegado a casa es, sencillamente, porque aparece un MSX en la portada. Nada menos que el modelo 8000 de Philips, con dos joysticks y una tele, también de la firma holandesa. Pues claro que era más que suficiente motivo para ser adquirido. Un MSX en la portada de un disco, compra instantánea. No se trata de un juego, una revista donde hablaban del sistema, o un manual de instrucciones. Ser fan es lo que tiene, desde luego.

Anuncios

Rarezas Fite: Firefighter F.D. 18

enero 4, 2009

Año nuevo, sección nueva. No debe haber blog de videojuegos que se precie sin reseñas de esos juegos que al autor le parecen raritos, joyas por descubrir o directamente desconocidos por todos menos por él para pegarse el moco y dárselas de entendido y de jarcor. De vez en cuando, sacaremos del baúl de los recuerdos títulos poco conocidos para ensalzar sus ocultas virtudes o bien para ponerlos a parir de lo malos que salieron de fábrica. Empezamos con Firefighter F.D. 18, una de las últimas y escasas locuras que se ha permitido Konami en esta década.

Anda que escogemos unos momentos para la siesta...

Anda que escogemos unos momentos para la siesta...

En cada generación, hay una máquina que, por su popularidad, su facilidad de programación o por lo que sea, acaba teniendo un catálogo ingente. Acoge todo tipo de géneros y experimentos, para lo bueno y para lo malo. En los 8 bits fueron el Spectrum y la NES, en los 16 el Amiga, en los 32 la PSOne, y justo después la PS2. Actualmente hay quien piensa que la Wii ha cogido el relevo, dada su enorme expansión, pero todavía me resisto a pensar que su catálogo pueda compararse, ahora mismo, al de un Spectrum o al de una PS2. Puede que en un futuro cercano sea así, pero el hecho de que sea la consola con más simuladores de cría de caballos, juegos de biberones y pañales y de sumas y restas no me parece motivo suficiente para tal comparación. Ese debate lo dejamos para otro momento.

A pesar de un inicio titubeante, la PS2 se convirtió en la consola “de cabecera”. Además de tener en su seno toda franquicia de éxito, para la segunda generación consolera de Sony han ido saliendo bastantes juegos menos ortodoxos, con mayor o menor éxito. Firefighter F.D. 18 se remonta al año 2004. En esos días, Konami saborea el éxito del ya consagrado Silent Hill 3 y del omnipresente PES. Y se atreve con un shooter en tercera persona que cambia los personajes cachas-futuristas por los heroicos pero muy terrenales bomberos, y las armas de alta tecnología por la manguera, con perdón. Ya, ya, que antes hubo juegos con bomberos de por medio, pero este es el que nos sale comentar.

Dean McGregor es un bombero al que le persigue un doloroso recuerdo, una tragedia en la que perdió a un ser querido a quien no pudo salvar. Y claro, ahora no hay momento del día que no quiera purgar su culpa salvando a desconocidos. Poco más hay que saber del juego, más que nada porque poco más se nos va a ir contando. Bueno, sí, que puede que haya alguien detrás de una serie de incendios, alguien con ganas de dar la tabarra y salir en la tele y, de paso, darle trabajo al amigo McGregor. Firefighter F.D. 18 es un shooter en tercera persona, pero con un ritmo más pausado y, sí, rutinario. Al principio tiene su gracia ir dirigiendo la manguera hacia el fuego, y dar pasitos cortos en plan épico mientras alguien respira con dificultad al otro lado de las llamas. Pero es que no hay mucho más. Eso sí. es un cambio con respecto a los shooters de siempre, y al final pica la curiosidad por saber de dónde leches sale tanto incendio y tanto resquemor.

Pensaba que los sonyers iban a tomarse mal lo del Final Fantasy para 360, pero tanto...

"Pensaba que los sonyers iban a tomarse mal lo del Final Fantasy para 360, pero tanto..."

A fin de cuentas, Firefighter F.D. 18 es una curiosidad, un juego que merece la pena solo por probar algo distinto. Técnicamente no está nada mal, y se ve bastante mejor que en estas tristes fotos (y eso que son oficiales). El verdadero protagonista, el fuego, está pero que muy bien conseguido y la ambientación es en ciertos momentos de lo más agobiante. Los diálogos están plagados de clichés y estereotipos, parecen escritos con plantilla, pero tampoco molestan. El juego se queda a medio camino entre el arcade más evidente y directo y la aventura con toques de estrategia (sobre todo a la hora de atacar ciertos fuegos y su movimiento), y si Konami hubiera pulido algunos detalles e introducido algunos elementos aquí y allá, hubiera dado mucho más de sí. Pero estaríamos pidiendo demasiado para un juego lanzado con pocas expectativas y nada de publicidad, y con una Konami menos concienzuda que la de antes. Pero así y todo merece la pena probarlo. Y si el respetable tiene sugerencias de juegos raros, Fiteblog es todo orejas.